DEPORTESFeatured

Argentina bate a Uruguay con Messi de suplente



Todo es diferente con Messi sentado en el banco de suplentes. Argentina puede certificarlo. Lo cuidó en Montevideo, en el clásico con Uruguay. Sólo en el cuarto de hora final le dio vuelo. Y lo extrañó. Ganó un partido para celebrar, es real. También es cierto que le costó demasiado jugar sin su genio. Igual es evidente: son tiempos de disfrute albiceleste. Suma victorias hasta cuando no lo merece. Así quedó a un pasito del Mundial. Ahora va por Brasil…

Al revés de todas las señales de la previa, incluidas las palabras de Lionel Scaloni, esta vez Messi comenzó sentado en el banco de suplentes tras consensuarlo con el entrenador un par de horas antes del partido. Jugar sin su fenómeno era tanto una novedad como un desafío para esta nueva Argentina.

Sin Messi durante 75 minutos, los campeones de América se las ingeniaron con la inspiración de Di María para inventar uno de esos goles que se admiran, controlaron un rato el juego y descansaron en la seguridad de Dibu Martínez y de Cuti Romero. De todos modos, también sufrieron. Es que Uruguay arrancó con decisión total, con la obsesión de borrar sus últimas imágenes grises, con el objetivo de vengarse por el baile y la goleada sufrida hace algo más de un mes en el Monumental, en una noche charrúa rara y con inusitada tibieza.

Parece Argentina vivir tiempos de complicidad con el destino. Son esos momentos en los cuales los giros de los partidos, las circunstancias puntuales, siempre resultan favorables. De otro modo no se explica por qué se fue ganando al descanso.

Dibu Martínez, de entrada, a los 4 minutes, construyó una atajada colosal mano a mano con Nandez. Y enseguida, en la otra punta del campo, Dybala presionó en la salida a Piqueres, tocó a Di María y Fideo la colgó de un ángulo con clase de crack. Lo que podría haber sido 1-0 temprano para Uruguay, fue 1-0 precoz para Argentina. Vaya detalle.

Hubo un rato de Argentina manejando la, situación pero profundidad, sin demasiadas ideas. Con algo de criterio en De Paul. Casi sin nada más de Dybala, el reemplazante de Messi. Hasta que volvió a escena Uruguay con un cuarto de hora de cierre del primer tiempo avasallante. Impulsado desde atrás por Godín, con intensidad en el medio, incomodó a los mediocampistas argentinos, que no podía sostener la pelota.

Suárez clavó una volea en un palo y el rebote, de zurda, le salió desviado. Después, Lucho le puso un lindo pase a Vecino, pero la resolución del volante llegó vacía de convicción, al cuerpo de Martínez. Argentina estaba rodeada, pero resistía. Uruguay no merecía perder.

Extrañó la albiceleste a Leo y esa capacidad para traer el balón, para administrarlo, para imantar rivales y luego soltarla con la cesión justa. Dybala salió en el entretiempo con una molestia muscular y no entró Messi, sino Joaquín Correa. Al ratito, otras dos modificaciones pensadas para encontrar la pelota y tenerla aunque sea un rato: Alejandro “Papu” Gómez y Angel Correa por Lautaro Martínez y Angel Di María.

Más allá de un tiro forzado y desviado de Piqueres, a Uruguay le costó una inmensidad lastimar en el segundo tiempo. Le faltó juego, elaboración. Todo trató de hacerlo con empuje, pero ya sin asustar como antes. Argentina creció con los cambios, salió del encierro y se arrimó con un tiro desviado de “Papu” Gómez y con dos chances de Joaquín Correa, una bloqueada por Bentancur y otra tapada por Muslera.

Con Messi en el cuarto de hora final, como reemplazo de Lo Celso, nada cambió demasiado. Uruguay realizó los típicos intentos del final. Para ratificar que no merecía perder, generó otras tres ocasiones, todas con Agustín Alvarez, un cabezazo solo por arriba, un disparo desde afuera que Dibu Martínez controló en dos tiempos y un remate fallido y desviado.

Hubo muy poco de Leo en los minutos finales, aunque en tiempo adicional, tras una muy buena jugada del Huevo Acuña, le quedó un balón cerca de la medialuna, pero la ejecución le salió muy por encima del travesaño. Ese no era el mejor Messi. Estaba claro. Ahora habrá que ver cómo llega al clásico del martes, nada menos que contra Brasil.



TE INTERESA>>  Kerman Lejarraga vuelve a reinar en Europa: ¡el KO a Flatey duele hasta en vídeo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba