FARANDULA

Cómo 5 padres malvados han llamado el farol de sus hijos de maneras hilarantes


Este artículo apareció originalmente el 13/07/16

Recientemente, la bloguera Jen Hatmaker tuvo una conversación divertida con un amigo sobre la crianza de los hijos:

“Mi novia me contó la mejor historia. Aparentemente su hijo de 11 años también quería ser adulto esta semana y, de hecho, no solo trató a sus hermanos como subordinados despreciados, sino que cuando le preguntaron qué quería, dijo: ‘¡Quiero que la autoridad los cuide y les diga qué hacer, porque se lo merecen!’


Bien. Mi novia y su esposo NO bromean con sus padres para nada. Con calma, de manera pareja, aceptaron su pedido de convertirse en adulto por una semana sacándolo del campo (los subordinados aún no se han ido, porque son «niños así») y enviándolo a trabajar TODO EL DÍA TODOS LOS DÍAS con sus papás. . Tiene que levantarse temprano, ducharse y hacer el desayuno para todos. Tiene que besar a los subordinados antes de ir a trabajar y decirles que va a tener un gran día y que los ama. Tiene que trabajar en un proyecto de mecanografía durante su horario de oficina. Solo come lo que come su padre, porque comer como un adulto no es tan divertido como comer como un niño.


¿Quieres ser un adulto? Bueno.»

Foto vía iStock.

La publicación de Hatmaker se volvió viral, con miles de padres interviniendo con sus duras historias de amor, tanto en dar como en recibir.

Las respuestas fueron hilarantes, conmovedoras y una señal de que la próxima generación fue criada por manos extremadamente capaces, si no un poco diabólicas.

Aquí hay cinco de mis historias favoritas de los comentarios sobre crianza de los hijos-absolutamente-correcto:


1. La mamá de Jill Duff usó un vestido extraño para enseñarle a su hermana una lección importante:

«Mi hermana fue arrogante con mi mamá. La llamó y prácticamente le preguntó: ‘¡Trae mi uniforme de banda a la escuela secundaria!’ Ella fue la que olvidó el uniforme en primer lugar. Luego le dijo a mi madre: «No vengas a la escuela, sería tan vergonzoso». Espérame cerca de mi coche».

Así que mi mamá hizo exactamente eso. Estaba parado al lado del auto de mi hermana en el calor de Texas, vistiendo el uniforme de la banda de mi hermana. Todos los niños que salieron por el día lo vieron.

Padres ORO.«

Y mamá estaba como…

2. Jessica Klick les dio a sus hijos zapatos nuevos… pero no los que querían.

Imagen vía iStock.

«Nuestros niños de 11 y 12 años en ese momento se quejaron, se quejaron y fueron desagradecidos, diciendo que ‘su vida era difícil’. Para los niños, lo más importante es usar esos increíbles zapatos Steph Curry y ¡a nuestros niños les ENCANTAN sus Curries!

Entonces, después de escuchar la última queja, mi esposo fue a Walmart a comprar zapatos blancos de cuero Maypop (como los que se ven en los centros geriátricos) y medias altas blancas. Llevó a esos chicos malos a casa, los puso en la cómoda de los niños y los hizo usarlos dondequiera que íbamos. Esos niños devastados nos dijeron que les estábamos «arruinando la vida».

Puede que me haya reído o no como una niña pequeña cuando los dejé en la escuela y los vi dar el paseo de la vergüenza.«

3. Marisa Rodríguez Byers dice que deseaba que su madre hubiera muerto. Y chico, ella se arrepintió.

“Fui un adolescente hormonal miserable. A los 13 años le dije a mi madre: ‘¡Ojalá te murieras!’ Y en ese momento ‘murió’, pero solo por mí (tenía hermanas menores).

Me ignoró por completo, no me habló, no me miró, no me cocinó, puso mi lugar en la mesa, me lavó la ropa, me llevó a la escuela, NADA. Después de 8 días, colapsé en medio de la noche, fui a su habitación, la abracé fuerte mientras sollozaba cuánto lo sentía y cuánto la amaba y que NUNCA volvería a decir esas palabras. Ahora tengo 41 años, NUNCA he pronunciado esas palabras ni nada remotamente parecido después de ese incidente.«

Después del amor duro, necesitas abrazarlo.

4. Jessica Hill asustó a su hija y, a su vez, una nueva apreciación.

«Estaba de compras con mi hija de tres años cuando decidió comenzar a gritar por un helado. No había ninguna razón para razonar con ella en esta ira de Hulk. Juro que tenía una fuerza sobrehumana mientras luchaba por sacarla del carrito. lleno de comestibles.

No estaba completamente al tanto de los dos policías que estaban presenciando este combate de lucha libre. Todavía estaba golpeando, pateando y gritando cuando los policías me detuvieron en el estacionamiento. Pensaron que la secuestré. Esto sucedió mucho antes de que tuviéramos teléfonos inteligentes llenos de fotos de nuestros hijos. Intentaron interrogarla, pero todavía estaba demasiado ocupada volviéndose loca, así que la entregué. Les dije que podía viajar con ellos porque realmente necesitaba un descanso y que podían seguirme a casa para ver su certificado de nacimiento, libro de bebés, etc. Comenzaron a reírse cuando un oficial dijo: «¡Hablas como una verdadera mamá!» Creo que se sintieron más aliviados que yo cuando finalmente gritó: «¿Mamá?».

El oficial me lo devolvió mientras el otro regresaba a la tienda para asegurarse de que no hubiera una madre angustiada buscando a su hijo desaparecido. Esa noche mi hija le dijo a su papá que casi va a la cárcel porque tuvo un ataque y yo le hice creer. Ya no se ha desatado en público».

«¿Uhh, señora?»

Foto de Mark Wilson/Getty Images.

«No quería asustarla, así que después de esta experiencia quería asegurarme de que mi hija tuviera un sano respeto y aprecio por los socorristas. Hoy estoy feliz de decir que ella está muy consciente y aprecia a la policía, los bomberos, los paramédicos». y personal militar que sirva para protegerla”.

5. Erica Goodnight le enseñó a su hijo una lección increíble que lleva hasta el día de hoy.

Foto de Mike Mozart / Flickr

“Mi hijo se quejaba de no tener nada con qué jugar. Entonces, sin decir una palabra, fui al garaje y tomé una bolsa de basura negra de 50 galones y comencé a poner todos los juguetes que obviamente ni siquiera se dio cuenta de que estaban. en nuestra casa para jugar.

Los cargué a ellos y a él en el auto y fuimos a nuestro refugio local para personas sin hogar y lo dimos todo. separar. juguete. en la bolsa de distancia. A un niño que REALMENTE no tenía nada. ¿Y sabes qué? Ni siquiera lloró. Sus ojos se han abierto a los que no tienen nada. De hecho, ensanchó su corazón ese día. Y todavía lo hacemos. Todavía llevamos juguetes a los niños que no tienen nada al menos una vez al año».

Los padres ganan. Puntuación de la lección de vida.

Hay una línea muy fina entre enseñar a sus hijos una lección difícil de una manera divertida y participar en la «humillación de los padres».

Hacer que los niños usen un cartel que diga: «Me coloco con los niños a las 3 a. m. y les falto el respeto a mis padres y abuelos» o los regañan públicamente de cualquier otra manera es una buena manera de erosionar la confianza entre ustedes dos y dañar seriamente su relación.

¿Pero llamar su farol en una solicitud ridícula? ¿O divertirse un poco con la forma que elija para corregir su mala actitud? Esto es solo supervivencia simple.

Y eso es exactamente lo que significa ser padre.

Puedes leer todo el hilarante intercambio en Facebook.

Mientras tanto, ¿cuál es tu romance duro favorito?

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

function hideBodyForSponsoredPost(el, currentSection) { var sponsoredSections = ["walgreens", "capital one", "capital one csr", "clorox powerful bleach", "clorox clean transforms", "dignity health", "ford foundation", "stand together", "stand together against poverty", "featured"]; if (sponsoredSections.includes(currentSection.toLowerCase())) { el.style.display = 'none'; } }

function hideEmpty( parentId, childId) { var parentDivs = document.getElementsByClassName(parentId);

if(parentId != undefined && parentId != null) { for(var i=0; i (function(h,o,t,j,a,r){ h.hj=h.hj||function(){(h.hj.q=h.hj.q||[]).push(arguments)}; h._hjSettings={hjid:2870039,hjsv:6}; a=o.getElementsByTagName('head')[0]; r=o.createElement('script');r.async=1; r.src=t+h._hjSettings.hjid+j+h._hjSettings.hjsv; a.appendChild(r); })(window,document,'https://static.hotjar.com/c/hotjar-','.js?sv=');

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

!function(f,b,e,v,n,t,s) {if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod? n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)}; if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version='2.0'; n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0; t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0]; s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,'script', 'https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js'); fbq('init', '1676218835946757'); fbq('track', 'PageView');

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

function triggerComscorePageView() { console.log('triggerComscorePageView'); window.COMSCORE && COMSCORE.beacon({c1: "2", c2: "18736521"}); fetch("https://www.upworthy.com/res/3rdparty/comscore_pageview"); }

if (typeof rblms !== 'undefined') { rblms.require(['core/event_dispatcher'], function(eventDispatcher) { eventDispatcher.on('viewRegistry:initViews', triggerComscorePageView); }); }

document.addEventListener('click', event => { if (event.target && event.target.classList.contains('show-more')) { triggerComscorePageView() } });

urlChangeHandler(triggerComscorePageView);

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

(function() { try{var a={l1:document.location.host.replace(/^www./,""),l2:document.title||"Untitled",l3:"__page__",l4:"-",sa:"",sn:""},b=[],c;for(c in a)b.push(c+"="+encodeURIComponent(a[c]));b=b.join("&");(new Image).src="https://d26n2uyu5tcx3y.cloudfront.net?a=5ac31c1640c74c36900b97047f570f19";var d=document.createElement("script");d.type="text/javascript";d.async=!0;var e=document.getElementsByTagName("script")[0];e.parentNode.insertBefore(d,e);d.src="https://z.moatads.com/upworthy105Vonz37/moatcontent.js#"+b}catch(f){try{var g= "//pixel.moatads.com/pixel.gif?e=24&d=data%3Adata%3Adata%3Adata&i=MOATCONTENTABSNIPPET1&ac=1&k="+encodeURIComponent(f)+"&j="+encodeURIComponent(document.referrer)+"&cs="+(new Date).getTime();(new Image).src=g}catch(h){}}; })();

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

(function(w,d) { w.kwa || (w.kwa = function()

{ (w.kwa.q = w.kwa.q || []).push(arguments); } ); se = d.createElement('script'), fs = d.scripts[0]; se.src="https://cdn.keywee.co/dist/analytics.min.js"; fs.parentNode.insertBefore(se,fs) }(window, document));

kwa('initialize',603);

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

var tags = [ 'https://pymx5.com/scripts/ready.js', 'https://pymx5.com/scripts/ims.js', 'https://pymx5.com/scripts/load_tags.js' ]

function l() { if (tags.length) { var tag = tags.pop(); var script = document.createElement('script'); script.setAttribute('src', tag); script.onload = l; document.body.appendChild(script); } else { window.ia = window.ia || function () { (window.ia.q = window.ia.q || []).push(arguments); } ; ia('track', 'PAGE_VIEW');

docReady(function() { ims.startServices(); } ); } }

l();

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

if(window.location.href.split('?')[0] === 'https://www.upworthy.com/editorial-staff-2656063143'){

freestar.config.disabledProducts = { video: true } };

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

/*

*/

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

window.counter = 100; window.createElementChangeListener(".freestar-in-content", function(wrapper){

var adDiv = document.createElement("div"); adDiv.id = "upworthy_incontent_desktop_"+window.counter;

var adScript = document.createElement("script") adScript.setAttribute("data-cfasync","false"); adScript.innerHTML = `freestar.config.enabled_slots.push({ placementName: "upworthy_incontent_desktop_1", slotId: "upworthy_incontent_desktop_${window.counter}" });`

adDiv.appendChild(adScript)

wrapper.appendChild(adDiv) window.counter++;

})

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

var parag = document.querySelector(".lead-media .widget__brief, .lead-media .body-description .rebellt-item, .lead-media .body-description");

var widgetWrap = document.createElement("div"); widgetWrap.classList.add("public-good-widget");

var widget="

"

widgetWrap.insertAdjacentHTML("afterbegin", widget); var inAds = parag.querySelectorAll('.freestar-in-content'); if (inAds){ if(inAds[inAds.length-1]){ inAds[inAds.length-1].remove() } }

var lastAd = document.createElement("div"); lastAd.classList.add("freestar-in-content");

if(parag != null){ if(window.innerWidth < 768){ parag.insertBefore(widgetWrap, parag.querySelector('.widget__show-more')); } else { parag.insertBefore(widgetWrap, parag.querySelector('.around-the-web')); } parag.appendChild(lastAd); } }); window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){ let asd=false function ChangeListener(selector, callback) { var initializedNodes = new Set([]); function onEachNode(node) { if (!initializedNodes.has(node)) { callback(node); initializedNodes.add(node); } } function onDocumentMutation() { var nodes = document.querySelectorAll(selector); nodes.forEach(onEachNode); } var mutationObserver = new MutationObserver(onDocumentMutation); document.querySelectorAll(selector).forEach(onEachNode); mutationObserver.observe(document.body, { childList: true, subtree: true }); } if(window.innerWidth > 768){

ChangeListener("[id^=upworthy_incontent_dynamic]", function (item) { item.remove()

}); }

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

function fbvideoID(frame) { var myRegexp = /2F(d+)%/g; var match = myRegexp.exec(frame); return match[1]; } var fbIframe = document.querySelector('iframe[src^="https://www.facebook.com/plugins/video.php?"]'); if (fbIframe) {fvVidID = fbvideoID(fbIframe.getAttribute('src')); if (fvVidID) { fbIframe.insertAdjacentHTML("beforebegin", '

'); // fbIframe.parentNode.removeChild(fbIframe); } } var videoId = "promoted-video"; var oldFacebookVideo = document.getElementById(videoId); if (!oldFacebookVideo) { return }; var facebookVideoPost = oldFacebookVideo.closest(".widget"); if (!facebookVideoPost) { return };

var facebookVideo = facebookVideoPost.querySelector("#" + videoId); facebookVideo.classList.add("fb-video"); var firstPost = document.querySelector(".widget.post-partial");

function onScriptLoad() { FB.init({ appId: window.REBELMOUSE_BOOTSTRAP_DATA.fbId, version: window.REBELMOUSE_BOOTSTRAP_DATA.fbAppVersion, status: true, cookie: true, }); FB.XFBML.parse(); if(fbIframe){ fbIframe.parentNode.removeChild(fbIframe); } }

function loadFacebookScript() { var existingScript = document.querySelector('script[src="https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"'); if (!existingScript) { var script = document.createElement("script"); script.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; document.head.appendChild(script); script.addEventListener("load", onScriptLoad); } }

function intersectorCallback(video_player) { var booted = false; var totalSeconds = 0; var interval = null;

function impressionCounter() { totalSeconds++; console.log("I've been watching for " + totalSeconds + " seconds"); } return function intersector(entries) { var entry = entries[0]; if (entry.isIntersecting) { if (!booted) { booted = true; video_player.mute(); video_player.play(); } interval = setInterval(impressionCounter, 1000); } else { if (interval) { console.log("I've stopped watching at " + totalSeconds + " seconds"); clearInterval(interval); interval = null; } } }; }

function trackVideo(video_player) { var observer = new IntersectionObserver(intersectorCallback(video_player), {}); observer.observe(facebookVideo); }

function onFacebookElementLoaded(msg) { if (msg.type === "video" && msg.id === videoId) { trackVideo(msg.instance); } }

function onFacebookReady() { FB.Event.subscribe("xfbml.ready", onFacebookElementLoaded); if (window.oldFacebookWaiter) window.oldFacebookWaiter(); }

if ("FB" in window) { onFacebookReady(); } else { window.oldFacebookWaiter = window.fbAsyncInit; window.fbAsyncInit = onFacebookReady; loadFacebookScript(); }

}); .

TE INTERESA>>  Call of Duty Modern Warfare 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba