FeaturedNOTICIAS

Cómo y cuándo limpiar tu cafetera espresso – LifeSavvy


Espresso goteando en una taza en una máquina de espresso.
Mélica / Shutterstock.com

Ha invertido en una elegante máquina de espresso y su café diario ha mejorado mucho. Sin embargo, para mantenerlo exquisito, deberá mantener su automóvil limpio. Afortunadamente, ¡es bastante fácil de hacer!

La limpieza de una máquina de espresso requiere algunos pasos más que el proceso básico de lavado y secado al que puede estar acostumbrado para una cafetera de goteo. Sin embargo, no es tan complicado como podrías pensar. Todo lo que necesita son algunos productos básicos y un programa de limpieza confiable, y su máquina de espresso continuará produciendo las tazas perfectas en los años venideros.

¿Con qué frecuencia debe limpiar su máquina de espresso?

A la hora de limpiar tu cafetera espresso, es importante tener en cuenta dos tipos de limpieza: mantenimiento y limpieza profunda. Ambos son importantes para mantener su máquina en óptimas condiciones, cuidar las partes delicadas y asegurarse de que el espresso que prepara sea delicioso en todo momento.

TE INTERESA>>  Xiaomi 14 Ultra es oficial: especificaciones del potente celular con Leica que llegará a Perú | HyperOS | Actualidad

De hecho, los malos hábitos de limpieza pueden afectar al propio espresso. Sin una rutina de limpieza adecuada, el espresso molido puede acumularse y hacer que sus tragos de espresso tengan un sabor amargo y quemado.

Para evitar este destino, la limpieza regular es imprescindible. Una limpieza diaria de los elementos principales ayudará a que las cosas se muevan sin problemas en su mayor parte. Sin embargo, para asegurarse de que su máquina se mantenga en buenas condiciones y continúe haciendo espresso de la manera que le gusta, espere limpiarla a fondo al menos una vez a la semana.

Cómo mantener una máquina de espresso

Una máquina de espresso doméstica plateada;  un primer plano de un espumador de leche humeando leche en una taza de plata

De ‘Longhi

Al igual que cualquier otro electrodoméstico, mantener limpia su máquina de espresso es mucho más fácil cuando realiza un mantenimiento regular. No tienes que hacer una limpieza profunda o un «lavado y enjuague» completo todos los días. Sin embargo, hay algunas pequeñas tareas que debe realizar después de cada uso.

Los siguientes pasos deben ser una parte regular de su rutina de limpieza después de cada uso de la máquina de espresso:

  1. Descarga el suelo de la canasta después de realizar cada tiro.
  2. Enjuague y seque la canasta donde estaban los fondos.
  3. Enjuague el portafiltro (la cesta con asa donde se encuentran los posos) durante unos segundos y séquelo.
  4. Enjuague y seque el recipiente de metal o vidrio en el que gotea el espresso preparado.
  5. Deje correr el vapor a través de la varilla de leche durante unos segundos, luego límpielo con una toalla húmeda.
  6. Limpiar la parte delantera del coche.

En general, es una buena idea vigilar las partes principales de su máquina. Incluso una simple rutina de enjuagar y secar las partes removibles puede ayudarlo a evitar la acumulación desagradable que puede dañar su máquina y darle un espresso de sabor desagradable.

Cómo limpiar a fondo una máquina de espresso

Dos botellas de solución de limpieza junto a partes de una máquina de espresso

Urnex

Cuando llegue el momento de limpiar a fondo su máquina de espresso, debe tener en cuenta dos procesos: retrolavado (o retrolavado) y descalcificación. Ambos son pasos importantes para mantener su máquina de espresso limpia, reluciente y sin obstrucciones. Antes de hacer cualquier otra cosa, asegúrese de haber realizado los pasos básicos de mantenimiento descritos anteriormente en su máquina.

En un día de limpieza profunda, empieza frotando suavemente la cabeza del grupo (de donde sale el espresso) con un cepillo especial. Las cerdas eliminarán suavemente cualquier residuo atascado en la cabeza por el uso repetido. También puede usarlo en cualquier otro lugar del automóvil donde vea pilas.

A continuación, es hora de enjuagar. Este proceso consiste esencialmente en pasar todas las partes de su máquina por un detergente especializado, como Cafiza. Está específicamente formulado para descomponer los aceites del café, por lo que es perfecto para las partes que realmente tocan el café molido y el líquido, pero no para otras, como el tanque de agua.

Para estas otras partes removibles, como el portafiltro y el tambor, puede preparar una solución de limpieza de aproximadamente 1 cucharada de detergente por taza de agua caliente. Coloque estas piezas adentro y déjelas en remojo durante la noche.

Para realizar el proceso de retrolavado, siga estos pasos:

  1. Vierta 1 cucharada de detergente a través de la máquina en la canasta del filtro ciego (la que no tiene agujeros y se usa específicamente para la limpieza).
  2. Haga funcionar la máquina durante unos 10 segundos y luego apáguela durante 10 segundos. Alterne este proceso varias veces.
  3. Deje el filtro de detergente en el cabezal de la unidad durante unos 4-5 minutos.
  4. Retire de la máquina, luego enjuague bien la canasta del filtro ciego para eliminar los residuos de detergente.

El otro proceso de limpieza profunda es la desincrustación. Mientras que el retrolavado se dirige a los residuos del propio espresso, la descalcificación consiste en eliminar los depósitos minerales del agua. Si usa agua destilada o purificada, es posible que no tenga que preocuparse tanto.

Si usas agua del grifo o de pozo, ambas tienen un mayor contenido de minerales, por lo que te recomendamos que descalcifiques tu cafetera espresso de vez en cuando. Una o dos veces al mes debería ser suficiente, a menos que uses la máquina varias veces al día y/o tengas agua particularmente dura.

Si bien puedes comprar un producto descalcificador, también puedes ahorrar algo de dinero y hacer el tuyo propio. Solo sigue estos pasos:

  1. Para hacer su solución desincrustante, mezcle dos partes de vinagre con una parte de agua.
  2. Llena el depósito de agua de la máquina con tu solución descalcificadora.
  3. Extraiga el líquido como si estuviera bebiendo un espresso. Alterne unas pocas onzas a la vez a través del cabezal del grupo y la varilla de vapor.
  4. Deje reposar la máquina durante 30-45 minutos, luego repita.
  5. Repita los pasos 3 y 4 hasta que el tanque esté vacío.
  6. Llena el depósito con agua limpia y luego repite todo el proceso para eliminar toda la solución descalcificadora.


Un componente clave de un espresso de gran sabor es mantener limpio el electrodoméstico. Estos pasos lo guiarán a través del mantenimiento básico y la limpieza profunda para que su máquina de espresso pueda brindarle esa dosis matutina de cafeína en los años venideros.

fbq('init', '267914477473431'); fbq('track', 'PageView'); },3000);

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba