DEPORTESFeatured

El legado de Roger Federer


Por encima de los títulos, a Roger Federer se le

puede considerarse el gran artista del tenis.

Parecía que jugaba a otra cosa cuando estaba de

dulce. La elegancia, la plasticidad y la precisión.

de sus golpes y movimientos eran obras de museo.

Saldo total de su carrera

Ha ganado 103 títulos en 23 años como profesional

lo que da una media de 4,4 títulos por temporada.

Ha jugado 1.526 partidos durante su carrera y nunca se destacaron

de un encuentro.

La sensación que deja su juego, elegante y potente al

mismo tiempo, es la de un tenista que parecía levitar

sobre la cancha. Un estilo que le ha permitido estar en

la cima durante más de 20 años desde que debutó en 1998.

Era conocido por su fluidez y la dificultad de ser “leído”.

Utilizaba siempre el mismo tipo de movimiento más allá

de la dirección que fuera a darle al servicio.

Un notable arqueo del tronco

acompañaba la flexión de piernas

que como un muelle impulsaban

al suizo hacia arriba alcanzando

una altura notable.

Utilizaba un grip oriental

pero deslizando su dedo índice hacia el bisel 4

y bajando un poco el agarre a la parte inferior

de la empuñadura, lo suficiente para

su juego a la velocidad adapte a la que fue

creciendo en el circuito con los años.

El brazo, completamente

estirado, impactado

en la pelota en el

punto mas elevado.

Las piernas se presentan

prácticamente rectas y solas

el tronco se curvaba para dar

continuidad al golpe.

La extension aguantaba

casi recta hasta el final

del movimiento.

La fluidez del

movimiento ocultaba

la potencia y la

precisión del golpe.

Aunque no lo parecía, Federer tenía una gran potencia de piernas. En cada golpe, su cuerpo se elevaba unos centímetros del suelo.

Un especialista en pistas rápidas que

Solo ganó un título en Roland Garros.

La derecha, el golpe definitivo

Su derecha cruzada era uno de sus golpes mas

ganadores y una de las mejores del circuito.

El salto que describía al ejecutarlo revelaba la potencia

pero también la elegancia de su golpeo.

El brazo totalmente extendido, las piernas siempre

bien equilibradas y una rotacion de hombros

que acompaña hasta el final daban a Federer el

control total de su golpe más temido. Un movimiento

fluido, suelto y potente.

El palmarés del suizo lucirá para siempre.

Ganó seis veces el Masters de fin de año.

Por encima de los títulos, a Roger Federer se le

puede considerarse el gran artista del tenis.

Parecía que jugaba a otra cosa cuando estaba de

dulce. La elegancia, la plasticidad y la precisión.

de sus golpes y movimientos eran obras de museo.

Saldo total de su carrera

Ha ganado 103 títulos en 23 años como profesional

lo que da una media de 4,4 títulos por temporada.

Ha jugado 1.526 partidos durante su carrera y nunca se destacaron

de un encuentro.

La sensación que deja su juego, elegante y potente al

mismo tiempo, es la de un tenista que parecía levitar

sobre la cancha. Un estilo que le ha permitido estar en

la cima durante más de 20 años desde que debutó en 1998.

Era conocido por su fluidez y la dificultad de ser “leído”.

Utilizaba siempre el mismo tipo de movimiento más allá

de la dirección que fuera a darle al servicio.

Un notable arqueo del tronco

acompañaba la flexión de piernas

que como un muelle impulsaban

al suizo hacia arriba alcanzando

una altura notable.

Utilizaba un grip oriental

pero deslizando su dedo índice hacia el bisel 4

y bajando un poco el agarre a la parte inferior

de la empuñadura, lo suficiente para

su juego a la velocidad adapte a la que fue

creciendo en el circuito con los años.

El brazo, completamente

estirado, impactado

en la pelota en el

punto mas elevado.

Las piernas se presentan

prácticamente rectas y solas

el tronco se curvaba para dar

continuidad al golpe.

La extension aguantaba

casi recta hasta el final

del movimiento.

La fluidez del

movimiento ocultaba

la potencia y la

precisión del golpe.

Aunque no lo parecía, Federer tenía una gran potencia de piernas. En cada golpe, su cuerpo se elevaba unos centímetros del suelo.

Un especialista en pistas rápidas que

Solo ganó un título en Roland Garros.

La derecha, el golpe definitivo

Su derecha cruzada era uno de sus golpes mas

ganadores y una de las mejores del circuito.

El salto que describía al ejecutarlo revelaba la potencia

pero también la elegancia de su golpeo.

El brazo totalmente extendido, las piernas siempre

bien equilibradas y una rotacion de hombros

que acompaña hasta el final daban a Federer el

control total de su golpe más temido. Un movimiento

fluido, suelto y potente.

El palmarés del suizo lucirá para siempre.

Ganó seis veces el Masters de fin de año.

Por encima de los títulos, a Roger Federer se le

puede considerarse el gran artista del tenis.

Parecía que jugaba a otra cosa cuando estaba de

dulce. La elegancia, la plasticidad y la precisión.

de sus golpes y movimientos eran obras de museo.

Saldo total de su carrera

Ha ganado 103 títulos en 23 años como profesional

lo que da una media de 4,4 títulos por temporada.

Ha jugado 1.526 partidos durante su carrera y nunca se destacaron

de un encuentro.

La sensación que deja su juego, elegante y potente

al mismo tiempo, es la de un tenista que parecia

levitar sobre la cancha. Un estilo que le ha

permitido estar en la cima durante más de 20 años

desde que debutó en 1998.

Era conocido por su fluidez y la dificultad de ser

“leido”. Utilizaba siempre el mismo tipo de

movimiento mas alla de la direccion que fuera a

darle al servicio.

Un notable arqueo del

tronco acompañaba la

flexión de piernas que

como un muelle

impulsaban al suizo

hacia arriba alcanzando

una altura notable.

Utilizaba un grip oriental (Eastern) pero deslizando

su dedo índice hacia el bisel 4 y bajando un poco el

agarre a la parte inferior de la empuñadura,

lo suficiente para adaptar su juego a la velocidad a

la que fue creciendo en el circuito con los años.

El brazo, completamente estirado, impactaba

en la pelota en el punto mas elevado.

Las piernas se verán probablemente rectas

y solo el tronco se curvaba para dar

continuidad al golpe.

Aunque no lo parecía, Federer tenía una gran

potencia de piernas. En cada golpe, su cuerpo

se eleva unos centimetros del suelo.

Un especialista en pistas rápidas que

sólo ganó un título en Roland Garros.

La derecha, el golpe definitivo

Su derecha cruzada era uno de sus golpes mas

ganadores y una de las mejores del circuito.

El salto que describía al ejecutarlo revelaba la

potencia pero también la elegancia de su golpeo.

El brazo totalmente extendido, las piernas siempre

bien equilibradas y una rotacion de hombros

que acompaña hasta el final daban a Federer el

control total de su golpe más temido.

Un movimiento fluido, suelto y potente.

El palmarés del suizo lucirá para siempre.

Ganó seis veces el Masters de fin de año.

TE INTERESA>>  Haga estas cosas para ahorrar dinero cuando planee el Día de Acción de Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba