FARANDULANOTICIAS

Guy Bluford voló Cessnas, aviones espía U-2 y el transbordador espacial Challenger


levanta cada voz

Hearst

Guy Bluford fue entrevistado y fotografiado para Lift Every Voice, en asociación con Lexus. Lift Every Voice registra la sabiduría y las experiencias de vida de la generación más antigua de estadounidenses negros al conectarlos con una nueva generación de periodistas negros. La serie Oral History se transmite en revistas, periódicos y sitios web de televisión de Hearst alrededor del 17 de junio de 2021. Ir a oprahdaily.com/lifteveryvoice para más información.


El 30 de agosto de 1983, Guy Bluford era miembro de la tripulación a bordo del transbordador espacial. Desafiador cuando se lanza desde la Estación Espacial Kennedy en su tercera misión, lo que convierte a Bluford en el primer astronauta negro en volar al espacio. Aquí reflexiona sobre la importancia de este logro y el rol que ha cumplido y ofrece orientación a los jóvenes que buscan su camino en el mundo.

¿Qué le diría a alguien que quiera seguir una carrera como astronauta o en ingeniería aeroespacial?
Les digo a los niños que se alejen de sus pasiones. Cuando era niño, no sabía que quería ser astronauta. Ni siquiera pensé en robar. Pero descubrí que me apasionaban los aviones. Quería aprender todo lo posible sobre ellos. Y toda mi carrera se ha orientado a aprender todo lo posible sobre aviones y naves espaciales.

La posibilidad de ser astronauta es muy baja. Acabamos de seleccionar algunos astronautas quizás hace unos años; Se postularon 18.000 personas y solo se seleccionaron 12. Por lo tanto, debes asegurarte de estar haciendo un trabajo que realmente te encanta, incluso si no te conviertes en astronauta.

Te uniste a la Fuerza Aérea de los EE. UU. Después de la universidad. ¿Qué te inspiró a hacer esto?
Los estudiantes varones que iban a Penn State tenían que tomar dos años de ROTC. Así que tomé Air Force ROTC. Después de dos años, decidí continuar e ir al ROTC avanzado. [The advanced program teaches military tactics and leadership, and comes with a commitment to serve as a military officer after you graduate.] Me dio la oportunidad de cumplir con mis requisitos de contratación, así como la oportunidad de servir a mi país. Pensé que iba a pasar cuatro o cinco años en la fuerza aérea y luego salir y ser ingeniero aeroespacial.

Pero entre mi tercer y último año en Penn State, fui al campamento de verano de ROTC y descubrí que podía volar aviones. Entonces decidí ingresar a la Fuerza Aérea como piloto, con la idea de que aprendería a ser un mejor ingeniero aeroespacial si volaba aviones. En mi último año, aprendí a volar un Cessna 150. Y en 1964, obtuve un título en ingeniería aeroespacial de Penn State, una comisión en la Fuerza Aérea y una licencia de piloto privado.

guy bluford y sus compañeros de equipo retador sts61a llegan a la plataforma de lanzamiento unos días antes de su misión en 1985

Bluford y su STS-61A Desafiador los compañeros de equipo llegan a la plataforma de lanzamiento unos días antes de su misión en 1985.

imágenes falsas

¿Cómo fue ser seleccionado para la NASA?
Tuve mucha suerte. Tuvimos 8,000 personas que solicitaron y 35 de nosotros fuimos seleccionados. Me sorprendió haber sido seleccionado. Hablé con gente de la NASA y les pregunté, ¿por qué me eligieron? Y básicamente dijeron que era duro.

En 1977, la NASA comenzó a encuestar a sus 8.000 personas y a enviar cartas a quienes fueron eliminados. Durante la mayor parte de 1977 estuve sentado esperando mi carta. A mediados de ese año, la NASA comenzó a seleccionar a los finalistas en grupos de 20. Así que cada semana veías de 20 a 40 nombres de personas que la NASA había seleccionado para traer a Houston. En octubre o noviembre, estaba en Washington, DC, en un viaje de negocios, regresé a mi habitación de hotel y encontré una nota en la puerta que decía «Comuníquese con la NASA». Así que llamé y el chico dijo: “Has sido seleccionado como finalista; nos encantaría tenerte en houston. Pasé una semana en Houston. Vi a las otras 19 personas en mi grupo de 20, y eran personas fuertes. Todos nos hemos sometido a un examen físico, nunca me había sometido a un examen físico tan completo, y un examen psiquiátrico. Y tuve la oportunidad de conocer astronautas, lo cual fue emocionante. Pero no sabías si llegarías o no.

En enero iba conduciendo al trabajo [in Ohio], y escuché en la radio que la NASA había seleccionado 35 astronautas. Entonces asumí que aún no había recibido mi carta de rechazo. Pero me puse a trabajar y alrededor de las 10 a.m. recibí una llamada de la NASA. Y este tipo al otro lado del teléfono me preguntó cómo estaba el clima en Dayton. Y les diré que el clima era miserable. Entonces me quejé. Y dijo con calma: “Sabes, no está nevando en Houston; ¿Te gustaría venir a Houston? Y así fue la llamada que me dijo que había sido seleccionado para el programa de astronautas.

¿Ha sido víctima de racismo o discriminación racial en su carrera?
Estoy bastante seguro de que todos los afroamericanos lo ven. No dejé que me molestara. Crecí en un mundo donde sentía que podía hacer lo que quisiera trabajando duro. Y he podido hacerlo a lo largo de los años.

¿Cuáles fueron los desafíos que enfrentó como el primer afroamericano en el espacio?
Cuando me uní al programa por primera vez, había seis mujeres en nuestra clase. Y nos tenías a mí, a Ron McNair ya Fred Gregory, tres afroamericanos. Y un asiático-americano, Ellis Onizuka. Entonces reconocimos que estábamos rompiendo el molde, refiriéndonos a los astronautas que son en su mayoría hombres y blancos. Sabíamos que una de nosotras acabaría siendo elegida primera mujer, primera afroamericana. Ellis Onizuka no tuvo competencia por el primer asiático-americano. No había planeado ser seleccionado.

Me alegró saber que en el 82 volaría como parte de STS-8. Y resultó ser una misión histórica, refiriéndose al primer afroamericano en volar al espacio. Me siento honrado de estar en este papel.

Una vez que me bajé quería volar por segunda vez, lo cual hice, en el 85. Y luego tuvimos el Desafiador accidente [in 1986] y perdimos a Ron McNair y compañía. Quería quedarme y robé un tercero y un cuarto.

Una de las cosas que realmente quería hacer era no solo romper el molde, sino ayudar a atraer a otros afroamericanos al programa y hacerlos volar. Me siento honrado no solo de liderar la carga, sino también de ayudar a un grupo de otros afroamericanos que me apoyaron. Me enorgullezco de ello.

¿Cómo hiciste eso?
Una de las cosas que intenté hacer fue dar lo mejor de mí. Cualquier consejo que pudiera dar a los que vinieran detrás de mí, lo intentaría. Pero sentí que el aliento, allanando el camino para otros afroamericanos, era mi responsabilidad.

Con las organizaciones afroamericanas, estamos ayudando a los que se quedan. Victor Glover acaba de descender de un vuelo en el espacio. Él irá y tratará de ayudar a Jeanette Epps. Jeanette Epps ayudará a Jessica Watkins y así sucesivamente. Una vez que haya bajado, intente ayudar al equipo detrás de usted.

guy bluford comprueba la bomba de muestra en el sistema de electroforesis de flujo continuo en el transbordador Challenger en 1983

Bluford comprueba la bomba de muestra en el sistema de electroforesis de flujo continuo en el Desafiador lanzadera en 1983.

imágenes falsas

¿Tiene algún consejo para los científicos y estudiantes negros en particular?
Apunta alto y trabaja duro. Y realmente les digo que si puedo hacerlo, ellos pueden hacerlo. Si puedes soñarlo, puedes lograrlo, pero requiere trabajo duro y perseverancia.

¿Cómo resumirías tu vida?
Era piloto de combate con más de 5200 horas de vuelo en jet y una licencia de piloto comercial. Yo era astronauta, volé cuatro veces en el espacio. Tengo cuatro grados y 14 doctorados honoris causa. Me han incluido en tres Salones de la Fama. He sido investigador tanto en el lado aerodinámico como en el espacial. Fui ejecutivo senior en ingeniería aeroespacial en tres empresas diferentes. Y soy un explorador, he estado buceando por todo el mundo. Pero básicamente soy un niño que creció en el oeste de Filadelfia, se interesó en los aviones y tuvo una carrera emocionante como ingeniero aeroespacial. Soy un ingeniero aeroespacial que ha encontrado algo que le gusta hacer.

Convierte la inspiración en acción
Considere hacer una donación a la Asociación Nacional de Periodistas Negros. Puede utilizar su dinero para becas que apoyen el desarrollo educativo y profesional de jóvenes aspirantes a periodistas.

También apoye al Caucus Nacional y al Centro sobre el Envejecimiento Afroamericano. Dedicados a mejorar la calidad de vida de los afroamericanos mayores, los programas educativos de la NCCBA los equipan con las herramientas que necesitan para defenderse.


De’Aundre Barnes se graduó en 2020 de la Universidad Central de Carolina del Norte.

TE INTERESA>>  Selena Gomez regañada por bromear sobre beber en exceso después de un trasplante de riñón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba