FeaturedNOTICIAS

¿Te puedes impedir la entrada en el cine con tus propias palomitas?


La venta de palomitas es un negocio de las salas de cine. Pero no te pueden prohibir llevar a cabo otras de la calle, aunque a veces lo intenten.

Alto, claro y sin matices: el dueño de un cine o la empresa que lo administra NO puede impedir la entrada a la sala de una película con una comida que lleve contigo. Si los cines permiten snacks, aperitivos y palomitas de maíz a los espectadores, de igual procedencia de estos. A pesar de que las salas intentan transmitir mensajes que sugieren su prohibición, no existe legislación vigente al respecto. De hecho, un espectador que asistió a ver una película en un cine propiedad de Cinesa al que intentaron impedirle entrar con palomitas reclamando una Consumición, y la empresa del cine fue sancionada y multada con 6.000 euros.

Y eso a pesar de que en la entrada de esos cines lucía el siguiente cartel: «Si cuando vas a dinner at a restaurante no llevas el vino de casa, ¿por qué te traes palomitas al cine?». Pero la realdad legal es muy distinta, y la prohibición de colar alimentos ajenos al establecimiento carece de legaldad. Si las salas de proyección permiten comer en su interior lo que ellas venden –a precios prohibivos casos siempre–, no pueden impedir que se introduzcan alimentos o bebidas desde el externo, ya que no existe una relación lógica entre la actividad económica desarrollada en el establecimiento –El show de pieles– y la navaja que si proviba algo en función del lugar donde se adquirió. Otro caso de grave instinto es que una sala de cine estable exige la prohibición absoluta de comer, beber, abrir bolsas de caramelos o hacer ruidos bajo riesgo de expulsión dentro de sus condiciones de admisión.

TE INTERESA>>  La misión descartada que incluyera caballos, paysasos y presentara a Michael y Trevor como pareja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba