FARANDULA

Un gran estudio de las Naciones Unidas encuentra que 9 de cada 10 personas en todo el mundo tienen prejuicios contra las mujeres



Esta historia apareció originalmente el 26.10.21

Mientras Estados Unidos ingresa a un ciclo de elecciones presidenciales demasiado familiar en el que los únicos candidatos válidos que quedan en la boleta electoral son hombres, la ONU anuncia un estudio que podría, al menos en parte, explicar por qué.

El Índice de Normas Sociales de Género publicado ayer por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ofrece una mirada a la igualdad de género medida por el sesgo de género personal de las personas. Los datos, recopilados de 75 países que cubren el 81% de la población mundial, encontraron que el 91% de los hombres y el 86% de las mujeres muestran al menos un claro sesgo hacia las mujeres en los campos de la política, la economía, la educación y la integridad física.

En otras palabras, 9 de cada 10 personas en todo el mundo, hombres y mujeres, tienen prejuicios contra las mujeres en áreas vitales que tienen un gran impacto en el mundo. Hermoso.


Sería fácil suponer que estos números están sesgados por países donde las mujeres están flagrantemente oprimidas, y esto es algo cierto. Sin embargo, se encontró que la mayoría no tiene prejuicios de género propios. seis de los 75 países estudiados, y no, Estados Unidos no estaba entre ellos. No, ni siquiera Canadá.

Andorra, Australia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia fueron los únicos países donde la mayoría de las personas no mostró un claro sesgo de género. (Andorra salió a la cabeza, con el 73% de su población sin prejuicios: el único país que superó el 70%. Vaya Andorra).

¿Dónde estaban Estados Unidos y Canadá? Según el estudio, el 43% de los estadounidenses no tienen sesgo de género mientras que en Canadá alcanza el 48%. Básicamente, si estás sentada en un estadio lleno de gente como mujer en América del Norte, la mitad de las personas que estás mirando probablemente tengan algún tipo de prejuicio claro contra ti. Lo mismo ocurre si eres una mujer que compite en un deporte, da un discurso en una conferencia o…oh— Postularse a un cargo público.

Quizás las estadísticas más desconcertantes del informe son estas:

– Alrededor del 50% de las personas, hombres y mujeres, piensan que los hombres son mejores líderes políticos que las mujeres

– Alrededor del 40% de las personas piensan que los hombres son mejores líderes empresariales que las mujeres

– Casi el 50% de los hombres cree que los hombres tienen más derecho a un trabajo que las mujeres

– Alrededor del 30% cree que es justificable que un hombre golpee a su pareja íntima

Ummm, el último? Dios mío.

Lo que es igualmente preocupante es que, a pesar de décadas de avances en los derechos de las mujeres, el prejuicio contra las mujeres está aumentando en algunos países tanto entre hombres como entre mujeres. Y este es también el caso de algunos países que han obtenido buenos puntajes en el índice, por ejemplo, el sesgo en el top 6 de Suecia. aumentó en los nueve años que abarca el estudio.

«La proporción de mujeres y hombres en todo el mundo con sesgos de género de moderados a intensos ha aumentado del 57 % al 60 % para las mujeres y del 70 % al 71 % para los hombres», dijo el informe, y agregó: «Las encuestas han demostrado que los hombres más jóvenes pueden estar aún menos dedicados a la igualdad que sus predecesores».

Vale la pena repetir esta última parte. La evidencia indica que los hombres jóvenes están menos comprometidos con la igualdad de género que las generaciones anteriores. Esta no es una buena noticia para el futuro, amigos.

Por supuesto, hemos logrado grandes avances en todo el mundo en términos de aumentar el acceso a la educación, mejorar la atención médica para las mujeres y otras áreas. Pero las mujeres todavía no tienen un lugar en la mayoría de las mesas de toma de decisiones y, por supuesto, todavía tenemos obstáculos en las normas sociales que superar para lograr una verdadera igualdad de género.

“Hemos recorrido un largo camino en las últimas décadas para garantizar que las mujeres tengan el mismo acceso a las necesidades básicas de la vida que los hombres”, dijo Pedro Conceição, jefe de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD. “Hemos logrado la paridad en la matriculación en la escuela primaria y reducido la mortalidad materna en un 45 por ciento desde el año 1990. Pero las brechas de género aún son demasiado evidentes en otras áreas, particularmente aquellas que desafían las relaciones de poder y son más influyentes para lograr una verdadera igualdad. Hoy. la lucha por la igualdad de género es una historia de prejuicios y prejuicios”.

Los hallazgos del estudio apuntan a una reacción violenta al impulso por la igualdad de género, según el informe. De hecho, el cambio es incómodo para muchas personas, y el progreso suele ser un proceso de dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás. Ciertamente, las normas sociales son más complejas y difíciles de cambiar que las leyes.

«Los políticos a menudo se enfocan en lo tangible: leyes, políticas, compromisos de gasto, declaraciones públicas, etc.», dijo el informe. «Esto se debe en parte al deseo de medir el impacto y la pura impaciencia por la lentitud del cambio. Sin embargo, descuidar el poder invisible de las normas carecería de una comprensión más profunda del cambio social».

Las normas sociales también tienen un impacto directo en el progreso en todas las áreas. Actualmente, ningún país del mundo está en camino de cumplir las metas de igualdad de género en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2030. Con estadísticas como estas, no es sorprendente.

Claramente, algo a tener en cuenta al abogar por la igualdad de género es cómo abordar de manera efectiva las creencias fundamentales de las personas sobre las mujeres y la igualdad en general. El progreso legal sin progreso social es, en el mejor de los casos, inestable, y la verdadera igualdad de género no se hará realidad a menos que la gente crea que debería hacerlo.

Parece que tenemos un trabajo serio por delante en este frente.

Este artículo apareció originalmente el 06.03.20

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

!function(f,b,e,v,n,t,s) {if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod? n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)}; if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version='2.0'; n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0; t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0]; s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window, document,'script', 'https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js'); fbq('init', '1676218835946757'); fbq('track', 'PageView');

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

function triggerComscorePageView() { console.log('triggerComscorePageView'); window.COMSCORE && COMSCORE.beacon({c1: "2", c2: "18736521"}); fetch("https://www.upworthy.com/res/3rdparty/comscore_pageview"); }

if (typeof rblms !== 'undefined') { rblms.require(['core/event_dispatcher'], function(eventDispatcher) { eventDispatcher.on('viewRegistry:initViews', triggerComscorePageView); }); }

document.addEventListener('click', event => { if (event.target && event.target.classList.contains('show-more')) { triggerComscorePageView() } });

urlChangeHandler(triggerComscorePageView);

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

(function() { try{var a={l1:document.location.host.replace(/^www./,""),l2:document.title||"Untitled",l3:"__page__",l4:"-",sa:"",sn:""},b=[],c;for(c in a)b.push(c+"="+encodeURIComponent(a[c]));b=b.join("&");(new Image).src="https://d26n2uyu5tcx3y.cloudfront.net?a=5ac31c1640c74c36900b97047f570f19";var d=document.createElement("script");d.type="text/javascript";d.async=!0;var e=document.getElementsByTagName("script")[0];e.parentNode.insertBefore(d,e);d.src="https://z.moatads.com/upworthy105Vonz37/moatcontent.js#"+b}catch(f){try{var g= "//pixel.moatads.com/pixel.gif?e=24&d=data%3Adata%3Adata%3Adata&i=MOATCONTENTABSNIPPET1&ac=1&k="+encodeURIComponent(f)+"&j="+encodeURIComponent(document.referrer)+"&cs="+(new Date).getTime();(new Image).src=g}catch(h){}}; })();

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

(function(w,d) { w.kwa || (w.kwa = function()

{ (w.kwa.q = w.kwa.q || []).push(arguments); } ); se = d.createElement('script'), fs = d.scripts[0]; se.src="https://cdn.keywee.co/dist/analytics.min.js"; fs.parentNode.insertBefore(se,fs) }(window, document));

kwa('initialize',603);

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

var tags = [ 'https://pymx5.com/scripts/ready.js', 'https://pymx5.com/scripts/ims.js', 'https://pymx5.com/scripts/load_tags.js' ]

function l() { if (tags.length) { var tag = tags.pop(); var script = document.createElement('script'); script.setAttribute('src', tag); script.onload = l; document.body.appendChild(script); } else { window.ia = window.ia || function () { (window.ia.q = window.ia.q || []).push(arguments); } ; ia('track', 'PAGE_VIEW');

docReady(function() { ims.startServices(); } ); } }

l();

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

if(window.location.href.split('?')[0] === 'https://www.upworthy.com/editorial-staff-2656063143'){

freestar.config.disabledProducts = { video: true } };

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

/*

*/

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

window.counter = 100; window.createElementChangeListener(".freestar-in-content", function(wrapper){

var adDiv = document.createElement("div"); adDiv.id = "upworthy_incontent_desktop_"+window.counter;

var adScript = document.createElement("script") adScript.setAttribute("data-cfasync","false"); adScript.innerHTML = `freestar.config.enabled_slots.push({ placementName: "upworthy_incontent_desktop_1", slotId: "upworthy_incontent_desktop_${window.counter}" });`

adDiv.appendChild(adScript)

wrapper.appendChild(adDiv) window.counter++;

})

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

var parag = document.querySelector(".lead-media .widget__brief, .lead-media .body-description .rebellt-item, .lead-media .body-description");

var widgetWrap = document.createElement("div"); widgetWrap.classList.add("public-good-widget");

var widget="

"

widgetWrap.insertAdjacentHTML("afterbegin", widget); var inAds = parag.querySelectorAll('.freestar-in-content'); if (inAds){ if(inAds[inAds.length-1]){ inAds[inAds.length-1].remove() } }

var lastAd = document.createElement("div"); lastAd.classList.add("freestar-in-content");

if(parag != null){ if(window.innerWidth < 768){ parag.insertBefore(widgetWrap, parag.querySelector('.widget__show-more')); } else { parag.insertBefore(widgetWrap, parag.querySelector('.around-the-web')); } parag.appendChild(lastAd); } }); window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){ let asd=false function ChangeListener(selector, callback) { var initializedNodes = new Set([]); function onEachNode(node) { if (!initializedNodes.has(node)) { callback(node); initializedNodes.add(node); } } function onDocumentMutation() { var nodes = document.querySelectorAll(selector); nodes.forEach(onEachNode); } var mutationObserver = new MutationObserver(onDocumentMutation); document.querySelectorAll(selector).forEach(onEachNode); mutationObserver.observe(document.body, { childList: true, subtree: true }); } if(window.innerWidth > 768){

ChangeListener("[id^=upworthy_incontent_dynamic]", function (item) { item.remove()

}); }

});

window.REBELMOUSE_LOWEST_TASKS_QUEUE.push(function(){

function fbvideoID(frame) { var myRegexp = /2F(d+)%/g; var match = myRegexp.exec(frame); return match[1]; } var fbIframe = document.querySelector('iframe[src^="https://www.facebook.com/plugins/video.php?"]'); if (fbIframe) {fvVidID = fbvideoID(fbIframe.getAttribute('src')); if (fvVidID) { fbIframe.insertAdjacentHTML("beforebegin", '

'); // fbIframe.parentNode.removeChild(fbIframe); } } var videoId = "promoted-video"; var oldFacebookVideo = document.getElementById(videoId); if (!oldFacebookVideo) { return }; var facebookVideoPost = oldFacebookVideo.closest(".widget"); if (!facebookVideoPost) { return };

var facebookVideo = facebookVideoPost.querySelector("#" + videoId); facebookVideo.classList.add("fb-video"); var firstPost = document.querySelector(".widget.post-partial");

function onScriptLoad() { FB.init({ appId: window.REBELMOUSE_BOOTSTRAP_DATA.fbId, version: window.REBELMOUSE_BOOTSTRAP_DATA.fbAppVersion, status: true, cookie: true, }); FB.XFBML.parse(); if(fbIframe){ fbIframe.parentNode.removeChild(fbIframe); } }

function loadFacebookScript() { var existingScript = document.querySelector('script[src="https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"'); if (!existingScript) { var script = document.createElement("script"); script.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; document.head.appendChild(script); script.addEventListener("load", onScriptLoad); } }

function intersectorCallback(video_player) { var booted = false; var totalSeconds = 0; var interval = null;

function impressionCounter() { totalSeconds++; console.log("I've been watching for " + totalSeconds + " seconds"); } return function intersector(entries) { var entry = entries[0]; if (entry.isIntersecting) { if (!booted) { booted = true; video_player.mute(); video_player.play(); } interval = setInterval(impressionCounter, 1000); } else { if (interval) { console.log("I've stopped watching at " + totalSeconds + " seconds"); clearInterval(interval); interval = null; } } }; }

function trackVideo(video_player) { var observer = new IntersectionObserver(intersectorCallback(video_player), {}); observer.observe(facebookVideo); }

function onFacebookElementLoaded(msg) { if (msg.type === "video" && msg.id === videoId) { trackVideo(msg.instance); } }

function onFacebookReady() { FB.Event.subscribe("xfbml.ready", onFacebookElementLoaded); if (window.oldFacebookWaiter) window.oldFacebookWaiter(); }

if ("FB" in window) { onFacebookReady(); } else { window.oldFacebookWaiter = window.fbAsyncInit; window.fbAsyncInit = onFacebookReady; loadFacebookScript(); }

}); .

TE INTERESA>>  ¿Qué fue de Isabel Delgado, atleta que abandonó Exatlón México luego del accidente de avión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba