FARANDULA

¡Una gran copia! La prueba de que Daddy Yankee no es tan original como creíamos



Salió a la luz una foto con la que queda en evidencia que el popular intérprete ha imitado el estilo de un gran rapero anglosajón.

Daddy Yankee es, sin lugar a dudas, el rey del reguetón. Y es que, a finales de los años 90 y principios de los 2000, él fue pionero en este polémico género musical que, a la fecha, suena incesablemente hasta en los lugares más recónditos del mundo.

‘The Big Boss’, como también se le conoce no solo es admirado por el público en general, sino también por sus propios colegas dentro de la industria del entretenimiento, ya que él se ha convertido en el ídolo de muchas gracias a su talento, personalidad y por último, pero no menos importante, gracias a su estilo particular. No obstante, ¿qué pasaría si te decimos que el estilo de Yankee no es propio?

Al igual que muchos intérpretes se siente inspirados por ‘El jefe’, él se siente inspirado por el popular rapero estadounidense Shawn Corey Carter, mejor conocido como Jay Z, ya lo largo de su carrera ha copiado su forma de vestir y un tanto de cantar.

Recientemente, Rapetón, un medio dedicado a compartir contenido referente al género urbano, compartió en su cuenta de Instagram una imagen en la que aparecen Daddy Yankee y Jay-Z, ambos en diferentes lugares, en la que se evidencia a leguas la similitud que hay en sus trajes y hasta en las joyas que utilizan.

Los dos artistas aparecen vestidos de negro y llevan consigo una ostentosa guaya de oro que, en definitiva, debe valer una gran fortuna que solo ellos pueden costear.

Cabe destacar que el flamante esposo de Beyoncé comenzó su trayecto musical en la década de los 80 y resultó ser tan exitoso que para el año 2010 fue catalogado como el rapero más rico del mundo con un patrimonio de más de 900 millones de dólares.

.

TE INTERESA>>  Horóscopos de Walter Mercado para HOY 4 sábado de febrero según tu signo zodiacal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba